28/09/2021 - Edición Nº1028

Internacional | 13 dic 2020

ACTUALIDAD

ONU: “Durante más de una década se han violado gravemente los derechos de Assange”

El próximo 4 de enero se conocerá el veredicto del juicio por el pedido de extradición a Estados Unidos del fundador de Wikileaks, donde puede ser condenado a 175 años de cárcel, por haber revelado crímenes de guerra cometidos por los militares norteamericanos en Irak y Afganistán. Nils Melzer, relator de las Naciones Unidas contra la tortura, pidió a las autoridades británicas que no lo extraditen, debido a “serias preocupaciones en materia de derechos humanos”.


Por: Héctor Bernardo y Lilibet Enriquez

 

Julian Assange no es un criminal y no representa ninguna amenaza para nadie, por lo que su aislamiento prolongado en una prisión de alta seguridad no es necesario ni proporcionado y carece claramente de fundamento jurídico”, afirmó Nils Melzer, relator de las Naciones Unidas (ONU) contra la tortura, a través de un comunicado que se dio a conocer este 8 de diciembre.

“Durante más de una década se han violado gravemente los derechos de Assange”, aseguró Melzer, quien además afirmó que los diez años de privación de libertad (incluidos siete que pasó refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres) “no sólo son una detención arbitraria, sino que pueden suponer también tortura y tratos crueles, inhumanos o degradantes”.

El relator de la ONU pidió la liberación inmediata del fundador de WikiLeaks, al conocerse un grave brote de COVID-19 en la prisión londinense de Belmarsh,  donde se encuentra recluido desde abril de 2019, pues Assange sufre problemas respiratorios que lo identifican como población vulnerable frente al virus.

De hecho, por problemas de salud, el fundador de WikiLeaks no compareció ni en persona ni por videoconferencia en la última audiencia de carácter administrativa, antes de que se conozca la decisión judicial sobre su extradición a Estados Unidos, debido al fuerte riesgo de contagios en el traslado desde la celda al locutorio de la prisión con conexión audiovisual externa, según informó su representante legal.

Ante la esperada decisión sobre la extradición de Assange, prevista para el 4 de enero de 2021, el experto de la ONU también reiteró su llamado a las autoridades británicas para que no extraditen a Assange a Estados Unidos debido a “serias preocupaciones en materia de derechos humanos”.

Si es entregado a las autoridades estadounidenses y juzgado allí se enfrenta a una posible condena de 175 años en prisión, por las revelaciones de WikiLeaks que datan del año 2010. “Concretamente, las que se refieren a la guerra de Irak, a la guerra de Afganistán, lo que se conoce como el «Cablegate», es decir, la enorme cantidad de cables diplomáticos del Departamento de Estado de Estados Unidos e información sobre los manuales de tortura en la cárcel de Guantánamo, entre otras publicaciones”, explicó en una entrevista Fidel Narváez, ex cónsul de Ecuador en el Reino Unido, durante los años en los que Assange vivió asilado en la embajada ecuatoriana en Londres.

En junio de 2012, y durante 7 años, Assange estuvo asilado allí para evitar ser enviado a Suecia, que lo investigaba por presuntos delitos sexuales, pero donde corría el riesgo de ser entregado a Estados Unidos, que quiere enjuiciarlo por revelar crímenes de guerra cometidos por los militares norteamericanos en Irak y Afganistán.

En abril de 2019, el gobierno de Lenín Moreno permitió que la policía arrestara a Assange en la embajada ecuatoriana y fue encarcelado en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh. Una vez cumplida la sentencia de cincuenta semanas de cárcel, la jueza Vanessa Baraitser determinó que el fundador de WikiLeaks debe esperar en prisión a que decida si lo extradita o no a Estados Unidos.

“A Julian Assange lo sentenciaron a 52 semanas. Eso es inédito. Es vengativo. Además, 52 semanas que se cumplieron ya hace un año, en septiembre del año pasado. Desde ese entonces hasta el día de hoy él no tiene ninguna sentencia que cumplir. Es un preso político. Julian Assange es el preso político más importante del mundo occidental en el corazón de la culta Europa, en Londres. Es una vergüenza”, afirmó Narváez. 

El diplomático ecuatoriano explicó que no hay ninguna posibilidad de que el fundador de Wikileaks tenga un juicio justo en Estados Unidos. “Esto lo dicen las organizaciones de derechos humanos más influyentes del mundo que activamente se oponen a la extradición de Assange; me estoy refiriendo a Amnistía Internacional, Human Rights Watch, Reporteros sin fronteras y las mayores organizaciones sobre la libertad de expresión. A eso se suma que el propio sistema de derechos humanos de las Naciones Unidas califica las condiciones carcelarias en los Estados Unidos como violatorias a los derechos humanos”.

En ese sentido, muchas personalidades internacionales han pedido la inmediata liberación de Assange. En septiembre último, por ejemplo, alrededor de 160 presidentes, ex presidentes, primeros ministros y diplomáticos firmaron una carta para exigir al gobierno del Reino Unido que ponga fin a su extradición.

Entre ellos los mandatarios de Argentina y Venezuela, Alberto Fernández y Nicolás Maduro, respectivamente;  los expresidentes José Mujica (Uruguay), Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva (Brasil), Evo Morales Ayma (presidente depuesto de Bolivia), Rafael Correa (Ecuador) y José Luis Zapatero (España); Jeremy Corbyn, ex líder del Partido Laborista en Gran Bretaña y Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz 1980.

Asimismo, organizaciones sociales, como las que integran la Asamblea Internacional de los Pueblos y la Semana Internacional de Lucha Antiimperialista, promueven campañas para visibilizar internacionalmente “cómo Julian Assange está siendo tratado por el gobierno del Reino Unido” y exigen que no se lo entregue a Estados Unidos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias