07/05/2021 - Edición Nº884

Internacional | 6 feb 2021

ACTUALIDAD

Elecciones en Ecuador: dos modelos en disputa

El domingo 7 de febrero, el país andino elegirá nuevo presidente. Según las encuestas la disputa electoral estará dada entre proyecto neoliberal encarnado en el banquero Guillermo Lasso y el progresista representado por el candidato del correismo, Andrés Arauz. Cuatro años después de la traición de Lenín Moreno, quien arrasó con el desarrollo económico y social de la Revolución Ciudadana, el actual mandatario deja el país sumido en una profunda crisis.


Por: Lilibet Enriquez y Héctor Bernardo

 

El binomio de la Revolución Ciudadana, Andrés Arauz y Carlos Rabascall (coalición Unidos por la Esperanza, UNES), lidera las encuestas para las elecciones presidenciales de Ecuador, que tendrán lugar este domingo 7 de febrero. El proceso electoral marcará un récord histórico al contar con 16 candidatos a presidente y vicepresidente. También se elegirán 137 curules de la Asamblea Nacional y los cinco escaños al Parlamento Andino.

La mayoría de las encuestas ha considerado a la fórmula de UNES, apoyada por el expresidente Rafael Correa, como ganadora en primera vuelta, con una intención de votos de alrededor del 37%. Le sigue la alianza Creando Oportunidades (CREO) – Partido Social Cristiano (PSC), de Guillermo Lasso y Alfredo Borrero, con el 24%. Para ganar en primera vuelta, hay que alcanzar el 40% de los votos y 10 puntos de diferencia con el segundo. En caso de no hacerlo, habrá segundo vuelta el 11 de abril.

Las elecciones del domingo podrán ponerle fin al gobierno neoliberal de Lenín Moreno, que tiene el repudio casi unánime del electorado: no cumplió ni un solo punto del programa por el que fue electo y el escenario se vio extremadamente agravado con la llegada del coronavirus, cuando recorrieron el mundo las imágenes de centenares de muertos descomponiéndose en contenedores y veredas de los barrios más pobres.

A eso se suman la  recesión económica y el paquete de reformas que exigió el Fondo Monetario Internacional (con el cual firmó un empréstito por 4.200 millones de dólares), los escándalos de corrupción de miembros de su gobierno y el giro en la política exterior del país,  acercándose al gobierno estadounidense y alejándose de otros gobiernos latinoamericanos, así como el anuncio del retiro del asilo político otorgado a Julian Assange en la Embajada de Ecuador en el Reino Unido.

A nivel nacional, Ecuador decide entre las fuerzas políticas que históricamente se han disputado el futuro de América Latina: el proyecto anti neoliberal y de integración regional que propone UNES y la continuidad de entrega del país que representa el banquero Lasso, tal como lo hizo también el actual mandatario ecuatoriano, luego de traicionar a quienes le dieron su voto en 2017 y a su predecesor, Correa, y poner todos los recursos del país a disposición de la embajada estadounidense, la oligarquía y el poder económico, para destruir en cuatro años la obra de la Revolución Ciudadana en materia desarrollo económico, social y cultural.

El resultado de estas elecciones representaría un importante cambio en la relación de poder de América Latina. Si gana el correismo, Ecuador, Bolivia, Argentina, México, Venezuela, Nicaragua y Cuba, conformarían un grupo significativo de naciones soberanas y progresistas, demostrando una vez más el fracaso neoliberal en América Latina.

Por eso, Estados Unidos y los gobiernos de derecha locales hacen todo lo posible para impedir  la victoria del binomio de UNES. La campaña de Arauz-Rabascall se ha visto obstaculizada desde su comienzo por parte del Consejo Nacional Electoral (CNE), y se ha desplegado la infaltable operación mediática en su contra, con  fake news difundidas en redes sociales y replicadas por medios de comunicación como, por ejemplo, Clarín.

Este diario argentino difundió una información sobre un falso video que circuló en las redes sociales, sobre la supuesta entrega de 250 dólares a los votantes antes de los comicios. Desde la red social Twitter, el candidato del correismo lo desmintió: “Con enorme indignación constatamos que se reproduce una pieza más de la campaña sucia que enfrenta nuestra candidatura”.

Clarín también publicó que el candidato de UNES había recibido la vacuna contra el COVID-19 en Argentina, durante una visita a este país que tuvo lugar a principios de diciembre de 2020, mientras que las primeras dosis de la vacuna Sputnik V llegaron al país el 24 de diciembre. La falsa noticia fue desmentida por uno de los asesores de Arauz, Amauri Chamorro, quien desde Twitter afirmó: “Según @clarincom coordiné con Putin y Fernández para vacunar @ecuarauz contra el #COVID19. Agradezco el ‘free press’ pero eso es FALSO. Pese a que media Argentina tiene mi cel, el Clarín nunca me contactó para contrastar la info, algo habitual cuando los medios mienten”.

Por otro lado, varias autoridades internacionales, intelectuales y figuras políticas, como el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, el presidente argentino Alberto Fernández y el exmandatario de Bolivia, Evo Morales, se pronunciaron ante la posibilidad de postergar los comicios de Ecuador y dijeron esperar respeto a la elección popular.

Asimismo, el expresidente ecuatoriano Rafael Correa, ha denunciado la puesta en marcha de planes para suspender las elecciones. Cinco días antes de los comicios, el exmandatario alertó: “Nuevo intento de suspender elecciones! Saben que perderán en una vuelta y #EstánDesesperados”.

En ese sentido, en entrevista con el canal multiestatal teleSur, la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Ecuador, Diana Atamaint, aseguró que “no hay ninguna condición para suspender elecciones o dejar de hacerlas. Las condiciones y protocolos han sido revisadas con la Organización Mundial de la Salud”.

En referencia a la tardanza en la impresión de las papeletas de votación, Atamaint explicó que “la crisis económica, social y sanitaria afecta la organización electoral, planificamos un presupuesto desde principio de año y lo planteamos al Ministerio de Finanzas, sin embargo, al enfrentar la pandemia tuvimos que ajustar el presupuesto, pero no tuvimos la respuesta a tiempo del Ministerio. Apenas tuvimos respuesta el día 20 de noviembre y recibimos la asignación presupuestaria”.

La presidenta del CNE dijo que “más allá de las diferencias que tenemos, buscamos llevar un proceso electoral transparente. Lamentablemente las diferencias se han ventilado en los medios de comunicación”.

En conversación con NODAL, Arauz, explicó que este proceso electoral se ha dado en el marco de un caos institucional, con autoridades producto de un reparto político que debilitó la formación técnica y profesional de las instituciones. Se puso a los propios partidos políticos a llevar a cabo el proceso electoral a través de sus delegados en el CNE. Ha generado mucha incertidumbre para todos los actores con una fiscalía y una corte de justicia amenazando a la función electoral con disputas entre el Tribunal Contencioso Electoral (TSE) y el CNE. Y lo más importante, un proceso de persecución política abierto que ha significado la proscripción de la principal fuerza política del país. A pesar de todo esto, gracias a las puertas abiertas de otros movimientos, estamos participando y vamos a ganar.

Además dijo que, en caso de ser electo como presidente, sus principales objetivos son acceder rápidamente a las vacunas contra el COVID-19 y retomar un modelo que permita recuperar la situación económica de millones de familias ecuatorianas.

Este jueves, unas horas antes de la veda electoral, el candidato de UNES agradeció desde Twitter el apoyo del pueblo ecuatoriano y afirmó que confía en que el respaldo popular se evidencie en las urnas el domingo: “La victoria será contundente en ¡una sola vuelta!”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias