28/09/2021 - Edición Nº1028

Internacional | 26 jun 2021

ENTREVISTA

Stella Calloni: “El bloqueo es un acto de guerra, una especie de sitio medieval”

Por 29ª ocasión, la Asamblea General de la ONU aprobó la resolución que pide el levantamiento del bloqueo que mantiene Estados Unidos contra Cuba desde hace más de 60 años. Las medidas coercitivas estadounidenses se recrudecieron durante la presidencia de Donald Trump y no han sido eliminadas por el nuevo mandatario, Joe Biden. “Si el bloqueo es de hecho un crimen, en época de pandemia se transforma en un crimen de lesa humanidad”, dijo Calloni a Revista 2016.


Por: Lilibet Enriquez y Héctor Bernardo

 

Con 184 votos a favor, dos en contra (EE.UU. e Israel) y tres abstenciones (Colombia, Ucrania y Emiratos Árabes Unidos), la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) aprobó por abrumadora mayoría la resolución que exige poner fin al bloqueo que Estados Unidos mantiene contra Cuba desde hace más de 60 años.

La nación caribeña ha presentado ante la ONU su denuncia contra el bloqueo desde 1992 y se viene aprobando anualmente con un amplio respaldo de la comunidad internacional contra las medidas coercitivas del gobierno estadounidense contra la isla, que se agravaron durante la pasada administración de Donald Trump y que no han sido eliminadas durante los meses que lleva Joe Biden en la presidencia.

La votación contra el bloqueo a Cuba representa un extraordinario mensaje. Más aún en estos tiempos, en los que, en lo que respecta a Latinoamérica, muchos de los países europeos responden a los intereses de las Casa Blanca. Por eso, la contundente votación en Naciones Unidas contra el bloqueo a Cuba es un gran mensaje de los países del mundo que el presidente norteamericano, Joe Biden, tendría que tener en cuenta”, aseguró a Revista 2016 la periodista, escritora y analista internacional, Stella Calloni.

“Prácticamente toda América Latina y Europa (solo con algunas mínimas abstenciones) le dijeron no al bloqueo. El mundo entero le dijo no al bloqueo contra Cuba. En este momento, en el que están queriendo instalar un nuevo estilo de Guerra Fría, este es un triunfo extraordinario para el pueblo cubano”,  afirmó.

A pesar del respaldo global, de los resultados de la votación en la ONU y el pedido del secretario general de la ONU, António Guterres, para el levantamiento de todas las medidas coercitivas unilaterales aplicadas sobre varias naciones, el Gobierno de Estados Unidos ha ignorado sistemáticamente a la comunidad internacional y continúa con su política hostil.

En su intervención en la Asamblea General, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, dio una extensa explicación  sobre las consecuencias de las medidas unilaterales estadounidenses y aseguró que “el daño humano del bloqueo es incalculable”: provoca carencias, privaciones, sufrimiento y ansiedad y ha afectado todos los aspectos de la vida de los cubanos durante varias generaciones.

Además, advirtió que por el peso que tiene la economía de Estados Unidos a nivel mundial, el bloqueo tiene efectos extraterritoriales y afecta a todos los países, incluso a sus aliados, pues violenta su soberanía y los somete a decisiones de las Cortes estadounidenses.

Sobre ello, Calloni explicó que “el triunfo en la ONU se debe transformar en medidas concretas porque, el bloqueo a Cuba no solo afecta criminalmente ese pueblo y a ese país, sino que vulnera la soberanía del resto de los países del mundo a los que se sanciona por comerciar con la isla o, incluso, se les impide el envío de equipos que Cuba necesita para la salud de su pueblo”.

“Los países capitalistas, que se ven impendidos de comerciar con Cuba, deberían reaccionar de forma más contundente, aunque más no sea por defender sus propios intereses, porque ellos también se ven seriamente perjudicados y su soberanía se ve vulnerada”, dijo la analista.

“El bloqueo es un acto de guerra, una especie de sitio medieval. Un acto de guerra profundizado durante el gobierno de Donald Trump, que tenía entre sus propios asesores a los sectores terroristas cubano-americanos con sede en Miami. Además, si el bloqueo es de hecho un crimen, en época de pandemia se transforma en un crimen de lesa humanidad”, sentenció.

Como explicó el Canciller cubano, durante la presidencia de Trump, se aplicaron 243 medidas coercitivas unilaterales para restringir el arribo de viajeros estadounidenses y perjudicar terceros mercados turísticos, se adoptaron medidas propias de tiempo de guerra para privar a Cuba de suministros de combustible, se persiguió los servicios de salud que se prestan en varios países, se incrementó el acoso a las transacciones comerciales y financieras en otros mercados, se propuso amedrentar, con la aplicación del título III de la Ley Helms-Burton, a inversionistas y entidades comerciales extranjeras, se impidió el flujo regular e institucional de las remesas a las familias cubanas, y se obstaculizaron los vínculos con los cubanos residentes en Estados Unidos y la reunificación familiar.

Desde abril de 2019 hasta diciembre de 2020, las medidas restrictivas de la Casa Blanca ocasionaron a la economía de Cuba pérdidas por 9 157 millones de dólares y los daños acumulados en seis décadas alcanzan 147 mil 853 millones de dólares.

Además, el Ministro de Relaciones Exteriores explicó que ha provocado “la falta o inestabilidad de medicamentos de uso hospitalario que representan la diferencia entre la vida y la muerte, y dificultades cotidianas a las personas para adquirir a tiempo la insulina, los antibióticos, los calmantes, los usados para tratar la presión arterial, las alergias y otras enfermedades crónicas”. Incluso, durante la pandemia provocada por el COVID-19, el bloqueo impidió el suministro de ventiladores pulmonares.

En ese contexto, Cuba envío 57 brigadas especializadas del Contingente Internacional Henry Reeve a 40 países o territorios durante la pandemia y, además, ha producido 5 candidatos vacunales y aplicado 3 de estos a más de dos millones de cubanos, en estudios de intervención o intervenciones sanitarias.

En los meses en que Cuba ha experimentado el mayor incremento de infectados, el número más alto de fallecidos y un efecto económico superior por la pandemia, esas medidas se mantienen vigentes todavía, con la presidencia de Biden. 

 “A pesar de ese brutal bloqueo, Cuba ha desarrollado cinco vacunas y ha cuidado a su pueblo. Hay que imaginarse todo lo que ese país podría haber hecho si no existiese ese brutal bloqueo en su contra. Son un ejemplo de dignidad”,  aseguró la analista argentina.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias