27/11/2021 - Edición Nº1088

Entrevistas | 30 jul 2021

ENTREVISTA

Jorge Kreyness: Castillo “puede marcar un cambio en la correlación de fuerzas regional”

En diálogo con Revista 2016, el secretario de Relaciones Internacionales del Partido Comunista de Argentina, analizó la proclamación del candidato de Perú Libre como nuevo mandatario de esa nación latinoamericana, después de más de 40 días de la segundo vuelta electoral. Pedro Castillo, maestro y dirigente sindical de la izquierda peruana, asumirá la presidencia el próximo 28 de julio.


Por: Lilibet Enriquez y Héctor Bernardo

 

Una semana antes de asumir la presidencia, el 28 de julio próximo, Pedro Castillo fue reconocido oficialmente como mandatario de Perú. Durante más de 40 días, desde la segunda vuelta electoral del 6 de junio, el fujimorismo trató de impedir la proclamación del candidato de Perú Libre, denunció fraude, impugnó actas y se negó a reconocer la derrota. 

En una ceremonia virtual, el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) anunció que la fórmula de candidatos presentada por Perú Libre es la ganadora de la elección de presidente y vicepresidentes de la República en las Elecciones Generales 2021 y  proclamó como presidente a Pedro Castillo y primera vicepresidenta a Dina Ercilia Boluarte Zegarra, luego de obtener el 50, 12% de los votos (8.836.380), frente al 49,87% (8.792.117)  que obtuvo Keiko Fujimori, del partido Fuerza Popular.

“La definitiva proclamación de Pedro Castillo como presidente de Perú, después de más de 40 días de movimientos raros en la Junta Nacional Electoral, es una victoria del pueblo peruano y de todos los pueblos latinoamericanos. Después de más de 500 años de colonización española, de 200 años de República y de esos más de 40 días, Perú logra tener un hombre de izquierda en la presidencia”, dijo a Revista 2016 Jorge Kreyness, Secretario de Relaciones Internacionales del Partido Comunista de Argentina.

“Las expectativas son positivas en relación a cómo venía el Perú hasta ahora. Todos sus expresidentes están presos o procesados, a excepción de alguno que está exiliado y Alan García que se suicidó antes de ser detenido. Castillo tiene grandes desafíos, pero uno fundamental es generar un consenso entre las fuerzas que lo apoyaron en la segunda vuelta y sostener un tipo de unidad que les permita elaborar en común un proyecto y poder defenderlo. En ese sentido, los primeros cien días suelen ser muy importantes cuando hay un cambio tan grande en la política como este que se está produciendo en Perú”, aseguró el analista.

Desde de la segunda vuelta electoral, Castillo hizo varios llamados a los peruanos a esperar los resultados oficiales y también a defender la voluntad popular expresada en las urnas, lo que movilizó a los peruanos más humildes a las calles, para pedir al ente electoral que proclamara al nuevo presidente. En el año del Bicentenario de la Independencia, un maestro, dirigente social y sindicalista de la izquierda peruana, que no pertenece a ninguna de las elites económicas ni políticas que han saqueado a Perú a largo de los años, asumirá como mandatario de ese país.

“Seguramente Perú va a cesar en su política de integración en el Grupo de Lima y va a desarrollar una política, por lo menos, heterodoxa a las políticas neoliberales que se vinieron practicando. La correlación de fuerzas no lo ayuda demasiado: la ventaja electoral es débil, el parlamento está formado por distintos bloques, sin que ninguno tenga una mayoría, hay una presencia del gran capital que domina la economía del país y se asume con una diferencia de votos muy pequeña. Una cuestión clave es que Castillo pueda sostener la unidad de las fuerzas que lo respaldaron en la segunda vuelta y pueda construir iniciativas políticas que le permitan sostener una dinámica de cambios”, explicó Kreyness.

El especialista comentó que “la expectativa para nosotros, desde Argentina y América Latina en general, es cuál va a ser su política exterior, particularmente regional: quién va a ser su Ministro de Relaciones Exteriores y si va a tener una relación con Cuba, Nicaragua, Venezuela, Bolivia (los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP)) y con México y Argentina, que constituyen otro espacio, pero que tampoco siguen la línea de Washington de una manera disciplinada y exacta”.

La nueva situación política en Perú puede marcar un cambio en la correlación de fuerzas regional, junto a la situación de disputa que se sigue produciendo en Chile, donde ya están decididos los candidatos presidenciales después de las internas y está funcionando la Asamblea Constituyente. Se confirma que América Latina es un territorio en disputa y Perú va a ser un territorio en disputa también en sentido nacional”, cuncluyó Kreyness.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Notas Relacionadas
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias