27/06/2022 - Edición Nº1300

Economía | 17 may 2022

ACTUALIDAD

Aumentó la fabricación de vehículos y no es mayor por la restricción externa

En el primer cuatrimestre creció 25,5%% la producción de las terminales locales, pese a las limitaciones para importar insumos y los problemas de logística global. Nuevos anuncios de inversión y más empleos. ¿Qué le dijo Pesce a las terminales?


Por: Patricio Ballesteros Ledesma

 

En la economía, no todos los sectores productivos e industriales tienen la misma dinámica para la recuperación y el crecimiento de la actividad. Dentro de los que demuestran una mejor performance, la rama automotriz experimenta un fuerte desarrollo que, según las terminales, podría ser aún mayor si no existiera la restricción externa.

La producción de vehículos aumentó un 25,5% en el primer cuatrimestre de 2022 respecto a igual período del año pasado (casi 149.000 autos y utilitarios), según las estadísticas de la Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA). 

Aunque si se compara el dato de abril pasado con el del mes anterior hubo una caída en unidades del 10,1%, en forma interanual la trepada mensual llegó al 49,5%.

La expansión del año se está dando en un contexto en el que hay menores ventas en general y retrasos en la entrega de algunos modelos en el mercado interno, y limitaciones para abastecer los pedidos de los mercados externos. 

La restricción local del acceso a los dólares oficiales para importar componentes, más los problemas de logística globales y el desabastecimiento de semiconductores desde los países de origen, están complicando la evolución esperada por el sector. 

Pese a todo, hay nuevos anuncios de inversiones, ampliación de turnos en las terminales y una mayor creación de empleos. Por otro lado, y en línea con el objetivo del Gobierno nacional, varias terminales están expandiendo la participación de autopartes locales en sus modelos, mientras que otras se muestran más reticentes.

Será por eso que, pese al incremento en la fabricación nacional de unidades de los primeros meses del año, en el sector autopartes se dio una caída interanual del índice de producción industrial del 9,9%%, según datos de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC). 

[Un anuncio oficial desde la gira presidencial]

"Stellantis, uno de los principales fabricantes de autos, anunció en París que invertirá en la Argentina para desarrollar un enorme plan de crecimiento que garantice una mayor integración nacional en la producción, exportar a nuevos mercados y generar nuevos empleos", publicó en su cuenta de Twitter el jueves pasado el Presidente Alberto Fernández desde la capital francesa.

Desde el grupo automotriz explicaron que los anuncios realizados al primer mandatario argentino permitirán una mayor integración nacional en los modelos Fiat Cronos fabricados en la planta de Ferreyra, en Córdoba, y en el Peugeot 208 que sale de El Palomar, en Buenos Aires: autos que en abril fueron los dos más vendidos del mercado local. 

Además, Stellantis, que reúne a las marcas CitroënDS, FiatJeepPeugeot RAM, anunció el comienzo de las exportaciones de ambos vehículos a Chile, planeado para el segundo semestre del año.

El plan prevé el desarrollo de nuevos mercados de exportación para los vehículos producidos en el país, como así también inversiones para la nacionalización de componentes producidos por pymes autopartistas (si bien ya logró una integración cercana al 50%), lo que generará en una primera etapa más de 100 nuevos empleos en la cadena de proveedores.

La compañía producirá 160.000 vehículos durante el 2022, creciendo más de 300% respecto a los niveles pre pandemia, y más de 400% en volumen de exportación respecto de 2020.

[Las autopartistas no pueden abastecer a las terminales]

Al mismo tiempo, en el país, ADEFA, AFAC y el Sindicato de Mecánicos (SMATA), volvieron a reclamar al gobierno una flexibilización en el acceso a las divisas para seguir importando insumos.
    
Lo hicieron a través de una carta, firmada por los máximos representantes de las entidades, que alerta acerca de una pronta interrupción de la producción de componentes que luego las terminales utilizan para la producción de vehículos.

“Como lo anticipáramos tanto en las reuniones mantenidas como en las dos notas presentadas con fecha 14 de marzo y 7 de abril, confirmamos que varias empresas autopartistas nos han informado que, a partir de los primeros días de mayo, no podrán continuar abasteciendo a las empresas terminales, al no haber sido aceptado por parte de sus proveedores del exterior los cambios en las condiciones comerciales que tenían previamente a la comunicación A7466”, expresan en la misiva.

El sector viene de un año de recuperación en el que aumentó su producción casi un 70% en relación al 2020, con un incremento de las exportaciones de casi el 90%. Sin embargo, los problemas comenzaron cuando el 3 de marzo pasado el BCRA fijó un límite a la compra de dólares oficiales para importar. 

Se habilitó a las importadoras un 5% más que sus compras a valor FOB de 2021 o hasta un 70% más que el valor FOB de las importaciones del 2020, aunque la autoridad monetaria sólo autoriza el menor entre ambos montos y para la mayoría de las 50 autopartistas nacionales no es suficiente para la demanda actual y la proyectada.

[Aunque Kulfas tranquiliza, Pesce cuida las reservas]

El ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas ya había calmado a los empresarios de varios sectores industriales, al aclarar la semana pasada que no faltarán las divisas para adquirir los insumos necesarios para producir.

"No va a faltar ningún insumo para producir. Hubo un incremento fuerte de importaciones en una economía que crece y se registraron algunos inconvenientes. Pero los dólares de la importación van a estar disponibles", enfatizó el funcionario durante su discurso en el foro AmCham Summit 2022.

Sin embargo, desde el Banco Central adoptaron una política más restrictiva tras haber sido muy generosos con el sector, que anticipó importaciones con un financiamiento subsidiado, pero luego casi no desarrollaron la cadena de valor de autopartistas nacionales en consecuencia.

Según datos del BCRA, entre octubre de 2021 y enero de 2022, la industria automotriz pudo obtener más de US$3.450 millones, y eso no se tradujo más que en un beneficio para las terminales, en lugar de contribuir a un aumento de la integración de autopartes locales.

Para el Gobierno, en las actuales circunstancias, la restricción externa obliga a una moderación en el crecimiento de los sectores dólar dependientes, en lugar de una expansión en el uso de divisas hasta donde necesiten las proyecciones de las terminales. 

[El sector automotriz importa más de lo que exporta]

Vale aclarar que en el primer trimestre de 2022, la balanza comercial del sector automotriz fue deficitaria en US$500 millones y en un año rozó los US$3.160 millones de saldo negativo.

El viernes se comunicaron vía Zoom representantes de ADEFA con el presidente del BCRA Miguel Pesce, y en la teleconferencia el funcionario les sugirió a las terminales automotrices que acompañen a sus autopartistas para conseguir financiamiento del exterior.

Esa es la opción implementada por la autoridad monetaria en la financiación de importaciones, para compensar la demora de seis meses en liquidar el resto de los dólares oficiales a las fábricas de componentes, que tiene un plazo de 180 días y una tasa semestral del 2%.

A fines de abril el BCRA registró reservas por US$42.005 millones y en lo que va del año se utilizaron más de US$5.630 millones entre pago de créditos, viajes al exterior, importaciones, giro de dividendos de empresas. 

A este ritmo, más allá de la liquidación de exportadoras, las compras del Banco Central y algún préstamo que ingrese, el drenaje por diversos conceptos no puede seguir esa tendencia y menos aún para alcanzar el nivel de reservas comprometido con el FMI.
    
[Aún con las restricciones, las terminales avanzan]

Las automotrices, más por la demanda externa que por la local, buscan aumentar la fabricación en función de la capacidad instalada ociosa y las oportunidades del mercado. Por eso es que, aún en esta coyuntura, lanzan más anuncios de inversión.

Así, en la primera semana de este mes, la automotriz Renault anunció la apertura de un segundo turno en su planta de Santa Isabel, en Córdoba y la generación de 300 nuevos puestos de trabajo. 

De esta manera, adelantaron que en el segundo semestre aumentarán un 50% el volumen de producción de los modelos Sandero, Logan, Stepway y Kangoo para el mercado interno y podrán aumentar sus exportaciones de esta última a México y Colombia.

La fábrica produce, además, la pick-up Alaskan, a partir de una inversión conjunta realizada con Nissan, que además fabrica allí su modelo Frontier, proyectos que demandaron US$730 millones entre ambas.

Hace poco más de un mes, la marca japonesa había anunciado que duplicará la producción de su pick-up en esa terminal cordobesa (desde las 25.000 unidades actuales), para lo que tiene pensado iniciar un segundo turno y sumar 550 puestos de trabajo.

Y a principios de mayo, Volkswagen Argentina anunció la inversión de US$250 millones en los próximos cinco años y la incorporación de 400 nuevos empleados, que serán destinados a la renovación de la pick up Amarok que se produce en la planta de General Pacheco, el comienzo del montaje de motocicletas Ducati en Córdoba y un proyecto de localización de piezas para el modelo Taos.
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias