04/12/2020 - Edición Nº730

Sociedad | 23 oct 2020

ANÁLISIS

Las libertades en épocas de COVID- 19: el contrato social, en tensión

La pandemia y las consecuentes cuarentenas que se adoptaron como medidas de prevención, se pone en tensión el contrato social. Los que reclaman libertades, son los mismos sectores que, cuatro años atrás, hipotecaron las libertades de todos los argentinos con la deuda externa.


Por: Lic. Claudio Vasquez- Subsecretario de Economía Social Municipalidad de Neuquén

 

 

Para organizarse, los pueblos aceptaron vivir en sociedad e hicieron un contrato social que, en términos de Rousseau, implica aceptar vivir con los otros respetando sus derechos, resignando libertades y teniendo obligaciones.

Por supuesto que, en esta pandemia y con las consecuentes cuarentenas que se adoptaron como medidas de prevención, se pone en tensión el contrato socialEl aislamiento y el distanciamiento social como medidas para contener el contagio no han sido suficientes, pero se ganó tiempo.

La cuestión es que, lo que en un comienzo contó con el 80% de apoyo, hoy cayó, en el mejor de los sondeos, al 30%. Las sociedades muestran su descontento en manifestaciones que son semi-espontáneas, porque siempre alguien o algunos sectores dan una ayuda al propósito.

Parece que la cuestión, y mirando hacia delante, es una sociedad binariaestán la pro-cuarentena y los anti-cuarentenaestán los abortistas y los pro vida, están los de la república y sus libertades y, por otro lado, lo que se denomina populismo. En definitiva, son posturas que no buscan el medio, porque no es negocio, y mientras en algunos temas algunos son anti cuarentena, en otros son pro aborto. El tema es ser pasional y estar de un lado o del otro.

En la avenida del centro, tanto de un lado y del otro, se discuten derechos y libertades. Mientras los recientes sucesos de manifestaciones pseudo espontáneas, convocan a dar más libertades, en el otro extremo se reclama el derecho a cuidarse y ser cuidado. Claro que en toda sociedad que define un contrato social se pierden libertades a favor de un sector u otro. Son los equilibrios en los que se debe buscar consenso, acuerdos y gobernanza en pos de mayor calidad de vida para los ciudadanos.

Los que reclaman libertades, son los mismos sectores que, cuatro años atrás, hipotecaron las libertades de todos los argentinos con la deuda externa. Los mismos sectores que desmantelaron el sistema de salud que hoy reclama ayuda a gritos por parte de la ciudadanía. No podemos ser desmemoriados y olvidarnos que, hace apenas 10 meses, se votó en democracia un camino distinto de lo que propone estos mismos sectores.

Nadie postula que hay que dejar de trabajar; nadie dice que no hay que reclamar y exigir. Pero alguien tiene que decir que, por una vez en la vida de las instituciones de Argentina, sigan un camino de bien común, de proteger y potenciar al prójimo, donde las individualidades serán exitosas si todos caminamos hacia el mismo fin.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias