28/09/2021 - Edición Nº1028

Internacional | 30 jul 2021

ACTUALIDAD

Pedro Castillo ha llegado “para gobernar con el pueblo y para el pueblo”

En su discurso de asunción, el mandatario peruano juró ejercer el cargo “por los pueblos del Perú, por un país sin corrupción y por una nueva constitución”. Hizo referencia a los principales lineamientos que seguirá su gobierno en materia de salud, educación, economía y desarrollo social. Además,  anunció que no gobernará desde la Casa de Pizarro para “acabar con las ataduras de dominación” y reafirmó la necesidad una nueva Constitución que deberá ser “plurinacional, popular y con paridad de género”.


Por: Lilibet Enriquez y Héctor Bernardo

 

“Juro por los pueblos del Perú, por un país sin corrupción y por una nueva constitución”, dijo Pedro Castillo en el Congreso de la República, al asumir la presidencia de ese país este 28 de julio, el día del Bicentenario de la Independencia.

En su primer discurso como mandatario, cargo que ejercerá en el periodo 2021-2026, hizo un recorrido por la historia de la nación y aseguró que “esta vez un gobierno del pueblo ha llegado para gobernar con el pueblo y para el pueblo. Para construir desde abajo. Es la primera vez que un partido político formado en el interior del país gana las elecciones democráticamente y que un maestro, más precisamente un maestro rural es elegido para ser presidente de la República”.

Castillo reiteró una de sus propuestas durante la campaña presidencial, la necesidad de redactar una nueva Constitución: “Una de nuestras principales banderas políticas, convertida ahora en bandera de la mayoría del pueblo, es la convocatoria de una Asamblea Constituyente”.

La actual Constitución peruana,  promulgada en 1993, durante el gobierno de Alberto Fujimori, no contiene un mecanismo para convocar a una Asamblea Constituyente, por lo que primero deben reformar la Carta Magna y aprobar esa reforma a través de un referendo.

“Tengan la seguridad de que nunca se hará tabla rasa de la legalidad. Sin duda, para lograr este propósito, tendremos que conciliar posiciones con el Congreso de la República, pues será aquí en esta casa de las leyes donde se tendrá que aprobar las normas correspondientes”, sentenció el presidente.

Si se concreta la reforma constitucional para poder convocar a una Asamblea Constituyente, Castillo aseguró que este órgano debe ser “plurinacional, popular y con paridad de género. Su composición tiene que incluir a candidatos propuestos por las organizaciones políticas inscritas, a porcentajes de candidatos provenientes de los pueblos indígenas, nativos y originarios, del pueblo afroperuano y de candidaturas independientes”.

Además, el mandatario anunció que no gobernará desde el Palacio de Gobierno, conocido como la casa de Pizarro, en honor al conquistador español Francisco Pizarro, sede del Poder Ejecutivo durante la República, y que también alojó a los virreyes durante la colonia.

Debemos romper con los símbolos coloniales. Cederemos este palacio al Ministerio de las Culturas para que sea usado como un museo”, aseguró. Y agregó que “los tres siglos en los que este territorio perteneció a la corona española le permitieron explotar los minerales que sostuvieron el desarrollo de Europa, en gran parte con la mano de obra de los abuelos de muchos de nosotros”.

En su discurso, el mandatario peruano detalló los desafíos que tendrá su gobierno en temas como salud, educación, economía y desarrollo social e indicó que trabajará en la lucha contra la pandemia de la COVID-19 y buscará preservar la salud y la vida.

“Nos toca gobernar en un momento de gran gravedad para el Perú. Debemos maximizar nuestro esfuerzo para lograr la vacunación masiva”, dijo Castillo y aseguró que en su gobierno la salud será un derecho fundamental que el Estado debe garantizar, por lo que trabajaría para concretar un sistema de salud universal.

Señaló que se esforzará “para alcanzar la vacunación de toda la población en el menor tiempo posible” y que, en ese sentido, se han propuesto “el enorme desafío de llegar a fin de año a más del 70% de la población vacunada y lograr la protección comunitaria”.

El presidente explicó que “la pandemia visibilizó que las críticas al modelo económico eran legítimas y válidas, y afirmó que la población pide cambios” y que para modificar eso implementará transformaciones “con responsabilidad, respetando la propiedad privada, pero también poniendo por delante los intereses de la nación”.

Dijo que es “totalmente falso” el “cuento de que queremos expropiar los ahorros” y aseguró que “la propiedad de las personas obtenidas con esfuerzos propios y en el marco de la legalidad está garantizada por el Estado” y que quieren “que la economía mantenga orden y predictibilidad, que son la base de las decisiones de inversión”.

 “Lo que nosotros propugnamos es que se acaben los abusos de los monopolios, de los consorcios que corrompen y cobran sumas artificialmente elevadas por los bienes y servicios básicos. Así, por ejemplo, el Banco de la Nación deberá estar en capacidad de proporcionar al ciudadano todos los servicios bancarios disponibles con tasas de utilidad razonables que les permitan competir en este mercado con eficacia, pero sin usura”, explicó el mandatario.

“No pretendemos ni remotamente estatizar nuestra economía ni hacer una política de control de cambios. Solo queremos que la economía de las familias, sobre todo las de menores ingresos, sea más estable y próspera, que las grandes empresas no estafen al fisco mediante la evasión o la elusión tributaria, que el Estado cumpla su función supervisora y defensora del ambiente, del consumidor y de la sociedad. No creo que ningún verdadero peruano pueda estar en contra de este propósito”, agregó.

Además, indicó que mejorará el nivel de empleo y salario, a través de un Programa Público de Creación de Empleo e implementará el criterio de rentabilidad para dinamizar la economía local y nacional: “Si un proyecto no tiene rentabilidad social, no va”.

El jefe de Estado dispuso ejecutar obras de saneamiento en los primeros 100 días de gobierno, en función de su promesa de “cerrar la brecha de saneamiento y servicio de agua al 100 %” durante su administración. Además, se comprometió a facilitar el acceso a la vivienda propia y el fortalecimiento a las medianas y pequeñas empresas.

En materia educativa, declaró la educación pública en “estado de emergencia”, para poder  “recuperar los aprendizajes y evitar que la falta de equidad siga creciendo”. Dijo que su gobierno garantizará la implementación de un “presupuesto suficiente para la Educación Pública Básica y Superior que se mejorará progresivamente” e impulsará “gradualmente una política de ingreso libre a las universidades y educación superior”.

Además, se refirió a la necesidad de la conectividad a internet como una prioridad para los centros de educación y aseguró que se vacunará al personal académico para que las escuelas vuelvan a la actividad presencial, como máximo, en el primer semestre del año 2022.

El Jefe de Estado peruano también anunció la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica para fortalecer “la generación de conocimiento necesario para el desarrollo y la innovación tecnológica en Perú” y comentó sobre la necesidad “de una carrera de investigador científico y tecnológico para incorporar a los talentos egresados y repatriar a los que migraron por falta de oportunidades”.

Por otro lado, el presidente anunció que su Gobierno creará el Programa Nacional Mujer Emprendedora, en especial para las que perdieron el trabajo durante la pandemia y se comprometió a enfrentar la violencia contra las mujeres. Además, aseguró que “el estado asumirá el financiamiento de la rehabilitación integral de las víctimas de violencia sexual” y que se fortalecerían las leyes que condenan la violencia sexual.

En la ceremonia de toma de posesión estuvieron presentes mandatarios de diversos países, líderes regionales  y funcionarios de varios gobiernos. Entre ellos, los presidentes de Argentina, Alberto Fernández; Bolivia, Luis Arce; Colombia, Iván Duque; Chile, Sebastián Piñera, y Ecuador, Guillermo Lazo; el exmandatario boliviano, Evo Morales; y los cancilleres de Cuba, México y Venezuela, Bruno Rodríguez, Marcelo Ebrad y Jorge Arreaza, respectivamente. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Notas Relacionadas
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias