28/09/2021 - Edición Nº1028

Internacional | 19 ago 2021

ENTREVISTA

Salgado: “La fórmula estadounidense de exportación de democracia occidental fracasó en Afganistán”

Sebastián Salgado, periodista y analista internacional, dialogó con Revista 2016 sobre el origen de la guerra en Afganistán y  la retirada de las tropas estadounidenses luego de 20 años de invasión a esa nación del Medio Oriente.


Por: Lilibet Enriquez y Héctor Bernardo

 

Después de 20 años de la invasión de Estados Unidos y la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) a Afganistán, las tropas norteamericanas se retiraron y el Talibán volvió a tomar el control del país. Las fotos de la retirada de las fuerzas estadounidenses de Kabul recorrieron el mundo, en un inevitable paralelo a las imágenes de la derrota en Vietnam.

El costo humano de esta guerra, las víctimas civiles, los desplazados y refugiados ha sido altísimo, desde que en octubre de 2001 el entonces presidente estadounidense George W. Bush decidiera bombardear e invadir Afganistán, luego de los ataques terroristas contra  las Torres Gemelas, el 11 de septiembre de 2001.

Sebastián Salgado, periodista y analista político, explicó a Revista 2016 que  “lo que podría considerarse como las dos partes en pugna en este momento que quedan en Afganistán, tanto el gobierno del autoexiliado y fugado presidente Ashraf Ghani, como los talibanes, son dos actores políticos creados por Estados Unidos”.

“En el contexto de la Guerra Fría y en el avance soviético sobre Oriente Medio, Estados Unidos pertrechó y adiestró, antes incluso de que la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) llegara a territorio afgano, a grupos wahabitas (que son de la rama del islam Suní, más vinculados a Arabia Saudita, por darle una entidad política), con entrenamiento militar especializado, bien pertrechados con armamento. Conocemos la historia de que los talibanes repelieron el avance soviético durante 10 años, prácticamente entre 1979 y 1989. Con la caída de la URSS, estas personas quedaron bien armadas, bien entrenadas y con su propia visión del mundo, enfrentada a los valores universales”, recordó.  

“Hay que recordar que entre 1996 y 2001 los talibanes eran gobierno en Afganistán. La fórmula estadounidense de exportación de democracia occidental no ha funcionado para Afganistán”, aseguró.

[La guerra: el origen y la retirada]

El analista se refirió al inicio de la guerra, luego del derrumbamiento del World Trade Center: “Creo que lo que conocemos como el atentado a las Torres Gemelas, que desde mi punto de vista fue una demolición programada, Estados Unidos encontró una excusa para sus fines políticos en Oriente Medio, incluido tratar de aniquilar ese Frankenstein que habían creado, que eran los talibanes. Para eso crearon otro, un gobierno que evidentemente se había propuesto con una fecha máxima de 20 años. No es casual este ciclo bien cerrado de tiempo, que costó muchísimas vidas, para afganos y estadounidenses y el resabio de todas esas luchas todavía puede verse de manera muy latente en todas las familias que han perdido seres”.  

“Es interesante pensar que un país que tiene poco más de 200 años de historia, quería doblegar a estas culturas milenarias sin darse cuenta de que la opresión que ellos pueden llegar a generar no va a ser suficiente para eliminar una cultura arraigada, que es favorecida por su propia geografía, en el sentido de que ellos pueden ocultarse en regiones relativamente remotas y de difícil acceso para las tropas estadounidenses, por más cantidad de bases que tengan”, comentó.

Sobre la retirada de las tropas, Salgado aseguró que “hay decisiones que ni siquiera el propio Joe Biden puede tomar, que se toman desde el Deep State (estado profundo), y al Presidente le queda hacer una especie de acompañamiento”.

“Es impactante el paralelismo de las dos fotos, las de la salida de Vietnam con la salida de Kabul, para evacuar a sus diplomáticos. Pero también de la gente arrojándose de los edificios del World Trade Center al igual que caían desde el avión en Kabul. Pareciera que la memoria visual nos quiere jugar esa pasada de decir: ‘¿recuerdan ustedes de dónde viene todo esto?’”, comentó.

Ahora, dijo, hay  que “tratar de respetar una visión política con la que podemos no estar de acuerdo, pero es la visión originaria de un determinado lugar. Los estadounidenses buscan imponer sus propios intereses, que obviamente van siguiendo la traza del petróleo y de la heroína (con la plantación de amapolas que ellos estuvieron administrando durante estos 20 años). Queda claro que no están buscando ningún tipo de libertad para los pueblos, sino que van siguiendo la traza del dinero, al igual que en el resto de los países de Oriente Medio”.

“Lo que queda es la pacificación de Afganistán, que se respeten los derechos tal cual los propios talibanes lo habían dicho, entregando las armas a las fuerzas de seguridad afganas, entrenadas por Estados Unidos durante 20 años. Quienes han sido parte del núcleo de la burocracia del gobierno de Ghani, deben saber todo el daño que le han causado a las fuerzas talibanes con sus ataques. Esta es la vida real, esto es lo que había en Afganistán, estas son las fuerzas que ha creado Estados Unidos desde la década del ‘70: aquí están, presentes y vivas”, afirmó el periodista.

Salgado concluyó que ahora, “estaremos pendientes de cuáles pueden ser los aportes de la región, sobre todo de la República Islámica de Irán, asegurando sus fronteras, de Qatar como intermediario, para que los máximos representantes de las fuerzas talibanes puedan expresarse desde ahí y tratar de ir reconfigurando un nuevo mapa, donde Estados Unidos una vez más tiene una retirada que, a todas luces, le sabe a derrota”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias