24/10/2021 - Edición Nº1054

Política Nacional | 27 sep 2021

ACTUALIDAD POLÍTICA

El Frente de Todos de cara al 14 de noviembre y a su futuro

Decía Juan Domingo Perón que una estrategia buena es la que funciona. Los movimientos en el gabinete y las decisiones que se tomen de acá a 60 días, tendrán o no su efecto en el terreno electoral. La mini cumbre de La Rioja y la presencia del jefe de Gabinete Juan Manzur tienen, por lo menos, la autoridad que da la victoria.


Por: Nicolás Mujico - Politologo UBA- Maestrando en Defensa Nacional UNDEF

 

La derrota electoral del 12 de septiembre y su consecuente crisis política, dio lugar a profundo cambio de cara a las elecciones de noviembre. La incorporación de Juan Manzur representa en alguna medida la entrada de los gobernadores en el gabinete. Pero no se trata solo de la incorporación del mandatario de Tucumán o, por lo menos, no fue ese el único cambio. La adhesión de varios ministros de altísimo perfil en contraste con los salientes -que obligaba al presidente a cobrar o pagar toda decisión política tomada- marca una nueva estrategia de cara a la sociedad que podría correr a Alberto Fernández del centro de la escena. En última instancia, nada lo obliga a hacer campaña en una elección de medio término.

El acuerdo de La Roja parece también marcar un cambio incluso en el escenario en el cual se destrabó el encierro estratégico en el que se encontraba el binomio ejecutivo. Los enamorados del símbolo deberían advertir esa situación. No se trata solo de re-direccionar la agenda pública de gobierno, sino también en las formas y en los procesos de tomas de decisiones de aquí en más.  El presidente ha cobrado mayor protagonismo al interior de su propio gobierno. Las lecturas que ven en los nombres una victoria de la vicepresidenta, realizan una interpretación, además de mal intencionada, demasiado influida por sus deseos de ver quebrado el Frente de Todos o inclinado hacia un sector. La realidad es que Alberto Fernández reaccionó de manera correcta,  superando, al menos por ahora, la crisis política y quedándose, de alguna manera, con un paquete accionario mayor al que tenía y nada despreciable en relación a los otros jugadores. Es verdad: de una empresa cuyos activos se depreciaron un 30 %. Sin embargo, las especulaciones persisten. Hay quienes creen poder sacar tajada de una nueva derrota y buscan garantizar el éxito del fracaso. Agitan, así, la rebelión de los cómodos y la indignación progresista.

Más allá de lo dicho, el golpe de las PASO fue tan grande que ya no importa lo simbólico de la derrota: solo cuenta cómo quedará el congreso el 10 de diciembre. En ese marco, resulta indispensable un mejor desempeño electoral en las elecciones próximas y, en tal sentido, el gobierno busca recuperar la iniciativa en la gestión para volcar en el Frente de Todos los beneficios obvios que podrían resultar de una mejora en el ánimo social producto de la apertura dispuesta, de la recuperación de la normalidad y de los beneficios económicos que ésta conlleva junto con las medidas que puedan acompañar el proceso. Es que, de la misma manera que antes no era magia, ahora no se trata de un acto de hechicería.

La posibilidad cierta de revertir las elecciones en San Luis y Chaco y  de mejorar en otras provincias (Buenos Aires, Santa Fe y CABA incluidas) podrían equilibrar el Congreso y, si bien se perderían algunos diputados, se recuperarían en relación a las PASO. Las declaraciones de Rodríguez Saa y algunas reuniones con candidatos y gobernadores parecen ir en ese sentido: no imponer en todo el país la agenda del Frente del AMBA.

La reacción del gobierno es tan enérgica que hasta el mensaje de campaña podría ser otra cosa a cambiar. “La vida que queremos” parece presentar un mudo ideal, una especie de slogan de agencia de viajes que, más que reflejar un rumbo, parece mostrar una cierta desconexión entre la vida que quiere la dirigencia política y la que puede la gran mayoría de los argentinos. Resulta increíble que de los estudios de campaña y focus group previos a la campaña se eligiese esa frase como reflejo del ánimo social actual y del futuro esperado.  Un mensaje que marque el rumbo más que el destino podría ser adecuado en este momento donde la desolación es grande. Es verdad, ciertos cambios son riesgosos y lo más probable es que la campaña continúe presa del diseño inicial.

En la Provincia de Buenos Aires, donde se concentró la mayor atención y otra vez se presentó como la madre de todas las batallas, los cambios de gabinete parecen advertir además de una nueva impronta en la gestión, cierto traslado de la atención del comando de campaña, al comando electoral. Quizá parte de la sorpresa del domingo 12 se atribuye no tanto a que la derrota era inevitable sino, además, a un cierto desconocimiento que no pudo resolver problemas tales como el ausentismo, el corte de boleta y el voto nulo. Los intendentes en el Gabinete parecen marcar en sí mismo una crítica. No solo se trabajó mal en la campaña, además se trabajó mal el día de las elecciones al punto tal que, habiendo terminado los comicios y pasadas ya algunas horas, el gobernador aún estaba convencido de su victoria.

La aspiración a recuperar 4 o 5 puntos es absolutamente realista y, teniendo en cuenta que el frente político opositor se encuentra ubicado cerca del techo electoral al que puede aspirar actualmente (y que también Juntos por el Cambio tiene o tendrá tensiones internas), podría equilibrarse la elección e, incluso, soñar con una victoria rasposa. De no revertirse el resultado, las pretensiones de Máximo Kirchner de lograr el control del PJ provincial se alejan y, junto con ello, sus futuras aspiraciones políticas por lo menos en el corto plazo.  Por su parte, los intendentes (tanto los de los disueltos Grupo Esmeralda como los del Fénix) aparentemente resolverán sus problemas coyunturales independientemente de cómo eso pueda resolver los problemas electorales y de gestión de Axel Kicillof y la captura del PJ provincial en diciembre por parte de Máximo. Quizá, las necesidades políticas generan más unidad de concepción que las ideas.

Es esperable en el corto plazo amortiguar el peso de la derrota con un mejor desempeño electoral. Siempre y cuando prime la racionalidad, se suspendan los cumpleaños y las cartas documentos. En el mediano plazo, es igualmente esperable que existan problemas en el parlamento. Tensiones, turbulencias y pequeñas rebeliones podrán ocasionar dolores de cabeza, no solo a la Casa Rosada, sino más aún a la presidenta del senado, CFK, al presidente de la cámara de diputados Sergio Massa y al jefe del bloque Máximo Kirchner. En el largo plazo, en el lejano 2023, la posibilidad de poder presentar una formula competitiva -y más aún ganadora- se encuentra no solo en los resultados de noviembre y en una muy factible recuperación económica en 2022, sino también en que se sostenga la unidad del Frente y que cada cual reconozca el lugar que le corresponde ocupar. Con la excepción de las pocas provincias ganadoras, el Frente de Todos fue derrotado en casi todo el país. La  existencia de liderazgos naturales debería verse cuestionada seriamente, ya que no solo importa la victoria o derrota en la provincia de Buenos Aires.

Juntos por el Cambio es una alianza política sumamente competitiva, que disputa incluso también en el conurbano bonaerense. Las derrotas en Quilmes, Lanús, Ituzaingo y el desempeño en la primera sección electoral así lo demuestran. Es difícil creer que se pueda lograr una victoria si no se logra amalgamar nuevamente un Frente de Todos considerando las nuevas realidades y liderazgos emergentes y es impensable pensar en ganar en el lejano 2023 si la gestión actualmente gobernando en la Provincia que concentra más de 1/3 del padrón electoral no logra re-elegir.

Decía el general Juan Domingo Perón que una estrategia buena es la que funciona. Los movimientos en el gabinete y las decisiones que se tomen de acá a 60 días, tendrán o no su efecto en el terreno electoral. La mini cumbre de La Rioja y la presencia del jefe de Gabinete Juan Manzur tienen, por lo menos, la autoridad que da la victoria.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias