26/05/2022 - Edición Nº1268

Internacional | 1 feb 2022

ACTUALIDAD

Asumió Xiomara Castro: Honduras regresó a la democracia

Después de 12 años de gobiernos dictatoriales y fraudulentos, luego del Golpe de Estado de 2009 al expresidente Manuel Zelaya, Honduras recobró la democracia con la juramentación de Castro, la primera mujer en llegar a la presidencia y la mandataria más votada en la historia de esa nación centroamericana. En su primer discurso, enfatizó la voluntad de su gobierno de una transformación hacia “un Estado socialista y democrático”.


Por: Lilibet Enriquez y Héctor Bernardo

 

Xiomara Castro, la primera mujer en llegar a la presidencia de Honduras desde que se proclamó la Independencia y la candidata más votada de la historia de ese país, tomó posesión de su cargo este jueves en el Estadio Nacional de Tegucigalpa, en una ceremonia que simbolizó el regreso a la democracia después de 12 años del Golpe de Estado de 2009 y una sucesión de gobiernos fraudulentos. 

En su primer discurso a la nación, Castro recordó que tuvieron que pasar 200 años para que una mujer ocupara la presidencia de la nación y agradeció al pueblo hondureño por hacerlo posible: “Estamos rompiendo cadenas. Estamos rompiendo tradiciones”.

En compañía del exmandatario de ese país Manuel Zelaya (2006-2009), depuesto y exiliado luego del Golpe de 2009, la presidenta presentó los nombres de ministros y ministras que formarán parte del Gabinete y aseguró que, en los próximos cuatro años, su gobierno está comprometido “con nuestra propuesta del socialismo democrático, a sentar las bases de combate frontal a la corrupción, para que estos hechos que nos han avergonzado jamás vuelvan a repetirse”.

La mandataria hizo referencia a la alta tasa de pobreza del país centroamericano, del 74%,  a la corrupción y la falta de transparencia de los gobiernos que la anteceden: “El Estado de Honduras ha sido hundido estos últimos 12 años y lo recibo en bancarrota. El país debe saber qué hicieron con el dinero y dónde están los millones de dólares que sacaron en préstamos”.

Mi gobierno no continuará la vorágine de saqueos. Debemos arrancar de raíz la corrupción de los 12 años de dictadura. Tenemos el derecho de refundarnos sobre valores soberanos, no sobre la usura y agiotaje”, afirmó. Y agregó que “tenemos el deber de restaurar el sistema económico sobre la base de la transparencia, la eficiencia, la producción, y justicia social en la distribución de la riqueza y el ingreso nacional”.

Castro aseguró que la refundación del país inicia por la recuperación del respeto al ser humano: “No más escuadrones de la muerte. No más silencios ante los feminicidios. No más sicariato. No más narcotráfico ni crimen organizado”, aseguró.

Luego del acto de investidura, la mandataria participó en una simbólica ceremonia en la que recibió de manos de Berta Zúñiga, la hija de la líder ambientalista Berta Cáceres, asesinada en 2016, la llamada “vara alta”, el símbolo sagrado de las autoridades Lencas y de otros pueblos originarios de Honduras y del Abya Yala, que lleva ocho cintas de diferentes colores para representar la diversidad de un país pluricultural.

“De esta manera los pueblos indígenas y negros le damos el compromiso a  la Presidenta Xiomara Castro para que acompañe la lucha histórica por las causas justas y que libre los territorios del saqueo, corrupción y explotación”, expresaron desde el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), organización dedicada a la defensa del medioambiente y de la cultura lenca y fundada por Berta Cáceres.

Después de más de una década del Golpe a Zelaya, esposo de Castro, que terminó con el destierro de su familia y sumió a Honduras en la miseria, la corrupción y la persecución política, el pueblo hondureño volvió a poner a la izquierda en el gobierno del país, con la contundente victoria del Partido Libertad y Refundación (Libre), que obtuvo el 53,6 % de los votos y ganó en 17 de los 18 departamentos del país en las Elecciones Generales del 28 de noviembre último, en las que participó el 68% del padrón electoral.

A la ceremonia de toma de posesión asistieron representantes de varios gobiernos y personalidades de diferentes países de la región, entre ellos, las vicepresidentas de Argentina y Estados Unidos, Cristina Fernández de Kirchner y Kamala Harris, respectivamente; el presidente electo de Chile, Gabriel Boric; los cancilleres de México y Venezuela, Marcelo Ebrard y Félix Plascencia, respectivamente; y los expresidentes de Brasil, Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva, y de Bolivia, Evo Morales.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias