23/05/2024 - Edición Nº1996

Economía | 13 dic 2022

ACTUALIDAD

La Argentina terminará el año con más de US$100.000 millones de exportaciones

Lo adelantó el canciller Santiago Cafiero, y las estadísticas del comercio exterior indican que se podría alcanzar un saldo comercial positivo del 10% de ese monto. Las reservas del BCRA rozan los US$40.000 millones y fortalecen la economía frente al año electoral.


Por Patricio Ballesteros Ledesma

 

La posibilidad de llegar a los US$100.000 millones de exportaciones se venía planteando desde la década del 90, e incluso el actual Gobierno también lo veía como un desafío al presentar 280 acciones con ese objetivo a fines del año pasado. La realidad es que, a pocos días de finalizar el ejercicio 2022, esa cifra será finalmente superada.

Con este logro se superará el anterior récord de envíos al exterior de 2011, cuando se exportó por casi US$82.000 millones, pero además el intercambio comercial anual arrojaría un saldo comercial positivo cercano a los US$10.000 millones. 

La Argentina superará este año los US$100.000 millones por exportaciones de bienes y servicios, lo que permite financiar el crecimiento de la economía y del empleo”, adelantó ayer el ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto Santiago Cafiero.

Este pronóstico lo hizo durante una recorrida por la planta de la automotriz Toyota en Zárate, mientras repasaba los resultados del Plan Nacional de Exportaciones 2022 de la Cancillería y, además, resaltó que este logro en el monto de ventas externas “implica que todos los sectores se han esforzado al máximo y por eso lo estamos consiguiendo”.

En la oportunidad, el canciller aclaró que este récord de exportaciones argentinas tiene como protagonista al complejo automotriz autopartista y tomo como ejemplo a la empresa anfitriona que exporta el 80% de lo que produce a 23 países y proyecta terminar el año con ventas por un total de US$3.000 millones.

Trabajo conjunto entre el sector público y privado

“Para la Argentina, tener un sector exportador dinámico como el automotor representa llevar productos y talento argentino al mundo y además ir financiando el crecimiento de la economía argentina y del empleo, para nuestros trabajadores y trabajadoras”, sostuvo Cafiero.

En ese orden, y ante la atenta mirada del presidente de la filial local de la automotriz de origen japonés Gustavo Salinas, el ministro subrayó que este año incorporaron más de 2.000 empleados, con lo que su plantilla aumentó a 8.200 colaboradores.

“Esta es una planta netamente exportadora, donde cada 80 segundos se hace un vehículo, que luego tiene como destino de exportación no sólo el Mercosur, sino también América Central y que viene ganando mercados sumamente competitivos”, recalcó Cafiero.

Por su lado, el presidente de Toyota ratificó la importancia del trabajo conjunto entre el sector público y privado para dinamizar las exportaciones y generar más divisas y empleo para el país, algo que minutos antes había destacado el ministro al recordar que la automotriz participa activamente en el Consejo Público Privado para la Promoción de Exportaciones, como integrante de la Asociación de Fábricas de Automotores.

Acompañado por la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales Cecilia Todesca Bocco; el subsecretario de Promoción del Comercio e Inversiones Guillermo Merediz y el director de Organizaciones Intermedias y Diplomacia Pública Alejo Sarna, Cafiero continúo hablando del tema pero cambió el escenario de sus palabras.

 

Abrir nuevos mercados al talento argentino

El tour de funcionarios viajó de Zárate a Escobar y recaló en la planta de Biogénesis Bagó, la empresa argentina de biotecnología enfocada en la salud animal, en donde lo esperaba el intendente local Carlos Ramil y el director general del laboratorio Esteban Turic.

Para justificar el motivo de la visita, el ministro comentó que Biogénesis Bagó es una empresa de alta calidad y prestigio mundial, que tiene un capítulo en la recuperación de la economía argentina después de la pandemia y también en el récord de exportaciones de este año.

“Estuvimos analizando con directivos de la empresa sobre cómo se fue posicionando en nuevos mercados en el último año, consolidando su presencia en Arabia Saudita, Corea del Sur, Indonesia y cómo Asia está abriendo sus mercados a los productos que se producen aquí, con el talento argentino que está detrás de cada una de estas vacunas”, puntualizó Cafiero.

A su turno, Turic resaltó que se trata de la empresa local número uno del rubro veterinario y la más grande de América latina, con una capacidad productiva de alrededor de 450 millones de dosis de vacunas, que son exportadas a más de 60 destinos en todo el mundo.

Por su lado, Cecilia Todesca destacó: “Nuestro objetivo es abrir mercados, que empresas como éstas puedan ganar terreno en otros países y ahí hay un trabajo diplomático que hacemos. Venimos a las empresas para hablar con ellos, para que nos digan qué cosas están funcionando y qué cosas no, y cuando viajamos para tener reuniones políticas vamos acompañados de las empresas para que tengan el reconocimiento del Estado argentino y aprovechen para incrementar sus negocios”. 

 

Más producción y valor agregado nacional

Dos visitas, dos ejemplos y un objetivo cumplido. Ese es el saldo que pudo mostrar el titular del Palacio San Martín este lunes, en momentos en que las cuentas del país muestran una debilidad de reservas y cuando no sólo el equipo económico sino todo el Gobierno nacional busca todas las alternativas posibles para fortalecer las reservas (que ya rozan los US$40.000 millones) y, de ese modo, blindarse frente a posibles cimbronazos del dólar con vistas al año electoral por comenzar.

“Mi anhelo es que la Argentina deje de ser un exportador de productos primarios y se convierta en un país industrial”, declaró el Presidente Alberto Fernández la semana pasada en una charla organizada por el diario británico Financial Times. 

Por la estructura económica del país, ese deseo es más bien utópico, ya que de un siglo a esta parte todos los gobiernos dependieron de ese sesgo exportador de productos primarios para afrontar la administración pública, más allá de sus políticas internas a favor o en contra de la industria nacional.

Sin embargo, sin dejar de lado a las materias primas, con promover la industrialización en sectores estratégicos derivados y diversos, sustituir la importación de ciertos bienes que podrían fabricarse a nivel local y alcanzar la independencia energética, el saldo comercial anual podría verse muy favorecido sin necesidad de exclusiones o falsas dicotomías.

Como en muchos órdenes de la vida, hay opciones y alternativas, no es esto o lo otro, sino sumar producción y trabajo genuinos, generar agregación de valor con inteligencia y mano de obra local, dar más oportunidades y abrir nuevos mercados como ya ocurre con muchos sectores económicos. 

Incluir, multiplicar, diversificarse, generar ventajas competitivas y lograr un equilibrio sustentable.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias